Se produjo un error en este gadget.

miércoles, 21 de febrero de 2007

El centro del Centro de Lima: LA PLAZA MAYOR




COMO EN EL SIGLO XVII. La restauración de la pileta ha permitido recuperar el elemento más antiguo de la plaza.

ARTICULO PUBLICADO EN EL DIARIO EL COMERCIO, FEBRERO 2007

La Plaza Mayor de Lima es el espacio público urbano más antiguo que se conserva en el Perú. Este es un repaso a las principales modificaciones que ha tenido con el paso de los años

Por Ricardo Guerrero

En la tradición urbanística hispánica del siglo XVI, las plazas de una villa o poblado eran entendidas como el centro de la vida en comunidad, como el punto de encuentro por excelencia y como el escenario obligado de toda celebración de magnitud. Con esta idea fue diseñada, en plena Conquista la Plaza Mayor de la ciudad de Lima, centro público de uso múltiple que durante los años del Virreinato fue escenario de desfiles, procesiones, ferias, corridas de toros, ajusticiamientos de la Inquisición, entre otras cosas.

Lima era un damero y su plaza principal una explanada amplia y cuadrada rodeada por portales de piedra. En ella destacaban el suelo de calicanto y la pileta de bronce con azulejos de estilo sevillano, que en 1651 fue colocada por orden del virrey Conde de Salvatierra. Con estos simples elementos se dibujaba el corazón de la urbe, cuyo aspecto permaneció casi inmutable por varios siglos, ya que no fue sino hasta 1878 que comenzó a cambiar su fisonomía debido a la instalación de lámparas de iluminación pública a gas y a la colocación de los rieles de los primeros tranvías jalados por caballos y mulas.

Desde ese momento la apariencia de la plaza ha cambiado en varias oportunidades dependiendo de las modas y los requerimientos de cada época.

Si bien las grandes transformaciones arquitectónicas se produjeron entre las décadas de 1920 y 1940 con las reconstrucciones del Palacio Arzobispal, el Palacio de Gobierno y el Palacio Municipal --en 1922, 1938 y 1944, respectivamente--, el último gran proyecto de remodelación-restauración de la Plaza Mayor fue el iniciado durante la gestión del alcalde Alberto Andrade en 1996. Casi dos millones de dólares se invirtieron para remover veredas y pavimento, y para reconstruir los espacios peatonales, los descansos y los jardines que habían sido abandonados casi por completo y que llegaron a ser usados como playa de estacionamiento a finales del siglo XX.

La fuente situada al centro de la Plaza Mayor es el elemento más antiguo que se conserva de este lugar y un ejemplo del arte barroco mestizo del siglo XVII, pues combina imágenes fitomorfas y zoomorfas europeas y americanas, personajes mitológicos, escudos de armas, entre otras figuras decorativas. Una escultura del Ángel de la Fama corona la pileta de bronce. Esta es una réplica de la pieza original que se perdió en el año 1900 y fue colocada por el arquitecto Jorge Orrego Vargas, quien estuvo a cargo de la restauración de la fuente a mediados de los años noventa.

DE PLAZA DE ARMAS A LA PLAZA MAYOR
Por disposición municipal del ex alcalde Alberto Andrade, se estableció que la hasta entonces Plaza de Armas debía ser llamada Plaza Mayor, como se hacía durante la colonia. Con esta designación se buscaba recordar la riqueza histórica de la ciudad y evocar un pasado lleno de tradiciones. Sin embargo, en la actualidad utilizan ambos nombres.

Esta plaza constituye el espacio público urbano más antiguo que hoy se conserva en la ciudad, y mantiene, hasta nuestros días, la belleza y el orden que fueron recuperados hace ya diez años.

No hay comentarios.: