Se produjo un error en este gadget.

domingo, 4 de marzo de 2007

Casona de varios tiempos ......



ARTICULO DEL DIARIO EL COMERCIO
La casa señorial del siglo XVIII perteneció a la familia de Larriva y ahora es sede de la Asociación Entre Nous. En los años 40 las obras de restauración estuvieron a cargo del renombrado arquitecto Rafael Marquina

Por María Helena Tord

A mitad de la calle, en el jirón Ica, en pleno Centro Histórico de nuestra capital, destaca la alta y sobria fachada de una antigua mansión conocida en nuestros días como la casa de Larriva, por el nombre de la familia que la edificó.

Esta casona pertenece actualmente a la asociación Entre Nous, que la conserva desde que Belén de Osma, primera presidenta de la agrupación, la adquirió a la familia Gildemeister.

La fachada de este notable inmueble virreinal es de altas dimensiones. Un gran portón se abre sobre el zaguán a través del cual accedemos al iluminado patio central en el que destacan las puertas, ventanas y rejas que se conservan del siglo XVIII y que llevan elaborados diseños que le dan un toque poético a este espacio. Galerías de tipo andaluz rodean el patio central en sus cuatro lados. El color lo brindan los azulejos que decoran los zócalos de estos amplios espacios.

Al segundo patio, más pequeño, se accede a través de una galería de arcos junto a la cual se ha edificado algunas nuevas dependencias que armonizan con la parte antigua. Esta fue cuidadosamente restaurada por el arquitecto Rafael Marquina y Bueno, considerado una de las figuras más notables de la arquitectura del siglo XX, el cual se encargó de las obras de restauración y remodelación desde que la casa se convirtió en la sede de la asociación Entre Nous. De esta forma se adaptaron nuevos ambientes que funcionan como centro de reuniones.

Los ambientes interiores destacan por sus elaboradas techumbres virreinales y por el elegante mobiliario donado en su mayoría por distinguidas familias limeñas .

Esta casona, como la mayoría de las de su época, sufrió las consecuencias del terremoto del 28 de octubre de 1746 y en 1780 fue gravemente afectada por un incendio que obligó a efectuar varias intervenciones, lo cual explica que la fachada contenga elementos de variados estilos en su decoración y estructura.

No hay comentarios.: